Acné

Descubre todo lo necesario para combatir el acné

Láser

Cómo combatir el acné

El acné es uno de los problemas faciales más comunes que suele aparecer durante los años de adolescencia y que de forma general, acaba remitiendo con el paso de los años. Pero, ¿Por qué se produce el acné y cómo podemos solucionar este, aunque común, molesto problema?

¿Por qué se produce?

Se considera que el acné común viene originado principalmente por tres factores diferentes:

• Trastorno en la queratinización.
• Hiperproducción seborreica
• Proliferación bacteriana.

La producción de sebo por parte de las glándulas viene determinado por los niveles de testosterona sintetizadas por el cuerpo, es por ello por lo que durante la adolescencia es cuando comienza la aparición del acné.
Por otra parte, en el folículo piloso, de forma natural, existen células queratinizadas que en una situación normal se desprenden de forma progresiva. Pero que en una persona que sufre de acné, no ocurre lo mismo, por lo que estas células van formando poco a poco una especie de tapón, que impide que el sebo sea expulsado de forma normal, generando de esta forma un comedón (espinilla).
Esta situación provoca que el folículo taponado sea un foco para la proliferación de bacterias, que provocarán inflamación, contribuyendo así a la aparición del acné.

Se considera que el acné común viene originado principalmente por tres factores diferentes: Trastorno en la queratinización, hiperproducción seborreica y proliferación bacteriana.

¿Cómo tratar el acné?

Higiene

Lo más aconsejable siempre será la prevención de la aparición del acné. Esto se consigue mediante tratamientos de limpieza facial para evitar el taponamiento de los folículos.
A la hora de llevar a cabo la limpieza de la cara es aconsejable evitar los jabones comunes, ya que poseen un Ph algo elevado y pueden provocar irritación. Lo más aconsejable será el uso de jabones neutros o de emulsiones limpiadoras seguidas de la aplicación de un tónico, con más o menos alcohol dependiendo del tipo de piel (más alcohol para pieles más grasas) y siempre con alguna sustancia bactericida tal cómo la eritromicina.

Cosméticos.

A la hora de aplicarse cualquier tipo de cosmético sobre el rostro, es importante evitar aquellos que tengan sustancias comedogénicas, es decir, sustancias que promuevan la aparición del acné.

En primer lugar será necesario emplear cosméticos libres de grasa, esto es, que no incluyan en su formulación ningún tipo de aceite, cómo los aceites de almendra o de girasol.

Otras sustancias que es aconsejable evitar en un cosmético facial son la lanolina o el miristato de isopropilo.

Sustancias antiseborreicas

Ciertas sustancias naturales tienen la capacidad de disminuir la producción de sebo por parte del folículo, estas mezclas de extractos vegetales con propiedades antiseborreicas y astringentes pueden ser: Arnica montana, Betuna alba, Cupresus sempervirens, Rosmarinus officinalis o enebro.

También el extracto de Fomes officinalis, que no sólo regula la producción de sebo, sino que demás posee propiedades hidratantes.

Sol

Aunque en un primer momento la exposición a la radiación UV puede resultar beneficioso, rápidamente se genera un efecto rebote, aumentando la producción de comedones. Por lo que las personas con tendencia acnéica, deberán tener especial precaución a la hora de tomar el sol.

Peelings

Otro de los procedimientos que podemos realizar para la prevención de la aparición de acné son los tratamientos exfoliantes faciales, los peelings. Productos con sustancias como el ácido glicólico o el ácido salicílico consiguen la limpieza y la descamación del rostro, evitando de esta manera que se generen tapones que eviten la eliminación del sebo por parte de los folículos.