Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Strobing, un rostro de porcelana

Una de las últimas tendencias en maquillaje, sin duda, una de nuestras favoritas. El strobing, lo último para conseguir un rostro luminoso y perfecto.

Lo hemos visto en las pasarelas y en las alfombras rojas, el maquillaje natural, con puntos de luz y tez perfecta es lo último.

  • Un sérum. Cuando lo utilizas como pre-base, te aportará luminosidad y obtendrás un efecto de piel fresca, natural y jugosa.

  • Una hidratante iluminadora. Para aplicar debajo del maquillaje si lo que quieres es un efecto muy sutil. Después, te recomendamos no utilizar blush para marcar bien ese efecto porcelana y conseguir que atrape toda la luz del entorno.

  • Un buen masaje de remonte. No hay tratamiento iluminador más eficaz que, antes del maquillaje, apliques la crema hidratante con un masaje ascendente que active la microcirculación de la zona para conseguir un efecto flash.

  • Un iluminador líquido. Es perfecto para aplicar con la base de maquillaje (una gotita es suficiente porque el efecto, perfecto para un maquillaje de noche, es más potente. Combínalo con unos labios en tono cobrizo si eres morena, y coral si tu cabello es claro o tienes los ojos azules.

  • La base de maquillaje de tu tono. Porque se trata de perfeccionar, no de oscurecer tu rostro como si estuvieras en agosto. La mejor zona para elegir tu tono exacto a la hora de elegir una base es la parte interna de la muñeca. ¡El truco es infalible!

  • Un lápiz iluminador. Aplícalo en los lagrimales (el ángulo interno del ojo), bajo el hueso de la ceja, en el centro, en el centro del párpado móvil superior, en la línea de agua (lo que popularmente llamamos “la raya”), en la zona alta del hueso del pómulo y en la “v” que forma naturalmente el centro del labio superior. Delinéalo antes de maquillarlo, conseguirás el efecto óptico de que sobresale ligeramente. También puedes repetir el movimiento en los extremos exteriores de la comisura de los labios inferiores.

  • Polvos traslúcidos con toques de luz.Una vez aplicada la hidratante y la base de maquillaje, toma una brocha gruesa y pasa los polvos por el centro del rostro insistiendo en el puente de la nariz y en el cuello.
  • Sombras con brillo.Solo en el caso de que optes por un maquillaje mate, te darán más luz al rostro, sin importar el color que elijas. En este caso hemos optado por una sombra cobriza para realizar un delineado doble.

  • Polvos amarillos. En el caso de que tengas ojeras (siempre tiran hacia un tono violáceo), son capaces de neutralizarlas al instante. ¡Haz la prueba!
  • Un iluminador en barra. Si das un toque final a tu maquillaje en la zona central del labio inferior, conseguirás una boca más jugosa.