Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Para cuando estrenemos el resto de nuestra vida con la Dra Paloma Borregón

Nada nos apetece más que volver a nuestra vida real. Nada. Mientras es posible, prepara tu nuevo “yo” para la epifanía.

La pandemia, pero sobre todo el confinamiento, ha traído nuevos usos a nuestra vida. Y uno de los más llamativos ha sido el de las pantallas (de móvil, de ordenador, de televisor…), porque si algo hemos tenido que hacer es acostumbrarnos a relacionarnos con los demás a través de una pantalla. Acostumbradas como estábamos a vernos únicamente en el espejo, y a duras penas por la mañana, deprisa y corriendo y siempre para maquillarnos a toda pastilla, lavarnos los dientes y depilarnos las cejas, ahora hemos tenido la oportunidad de vernos en otro ecosistema. Y parece que el resultado no nos ha gustado mucho, a juzgar por la cantidad de pacientes que llegan a las consultas de los médicos estéticos argumentando que desde que se ve en las pantallas ha detectado cantidad de detalles en su rostro que le gustaría mejorar como ojeras, bolsas, falta de tonos, arrugas, flacidez… Los filtros que proporcionan redes sociales como Instagram no han contribuido a mejorar (o empeorar) las cosas, porque ya son legión las jóvenes que llegan a consulta pidiendo su misma cara, pero como si tuviera el filtro “beauty” de su cámara. Preguntamos a la doctora Paloma Borregón, dermatóloga especializada en estética por los cambios a los que nos enfrentamos.

¿Qué ha ocurrido de hace dos años a este momento?

La diferencia es que nos miramos más, antes solo mirábamos a la gente a la cara y no veíamos la nuestra, pero como ahora dependemos de las pantallas, vemos mas cosas que antes no nos habían llamado la atención. Y al final, lo importante es que al primero que tiene uno que gustarle es a sí mismo.

El boom que vive la medicina estética, ¿tiene que ver con que no nos gustamos?

No, es más bien que no nos habíamos visto, y lo cierto es que necesitamos vernos bien. A nuestro alrededor todo son noticias malas, y nos viene muy bien algún estímulo bueno y positivo, y uno de ellos, por no decir el primero, es la autoestima; nos estamos dando cuenta de lo importante que es vernos bien. Y si hay cosas en ti que son mejorables, te apetece probarlas.

¿Es cierto que la medicina estética está dejando de ser un tabú?

Exacto. Los médicos estamos hablando más de ello, estamos más presentes en los medios de comunicación y en las redes sociales y estamos viendo que la estética no es algo tan frívolo.

Se ha recortado la edad de iniciación a la estética, ¿no es así?

Efectivamente, antes se llegaba a ella muy mayor, casi cuando ya no había remedio. Ahora no solo no nos da apuro decir que nos hemos hecho algo sino que, a parte de darnos caché, nos da personalidad. Estamos en el mundo de “¡lo quiero y lo tengo!”. ¿Que tienes los labios finos? Pues te los engrosas, igual que si te compraras un bolso o fueras al dentista. La mejor inversión es en ti misma, en tu cara, es la que te pones todos los días, y nos apetece tenerla bien y lucirla.

¿Es esta la mejor inversión?

Claro, como ahora lucimos menos, compramos menos ropa… estamos invirtiendo más en nosotros mismos, porque al final invertimos en nosotros física y mentalmente, sobre todo para cuando todo esto acabe.

¿Cuándo nos quitaremos la mascarilla?

Esto va muy lento, yo creo que la mascarilla en el interior permanecerá un tiempo, sí nos la quitaremos en sitios abiertos, pero dará igual, porque lucimos el rostro completo en las pantallas y en Instagram. Ahí tú te puedes acostumbrar a los filtros, pero en zoom te ves tu cara tal cual, y te das cuenta de que cómo te gusta ser. Quieres ser tú, pero mejorada, como el Instagram de ti misma.

¿Cuáles son los tratamientos que más os demandan ahora?

Lo que más se hace es tercio superior del rostro: patas de gallo, toxina botulínica… porque es lo que se ve, pero a nivel de rellenos, hacemos muchas ojeras con relleno de ácido hialurónico, porque con la mascarilla se ven a tope. Tratamos muchos labios porque precisamente como llevamos la mascarilla y no se ve la ligera hinchazón tras un tratamiento, no te importa tanto. Lo que más hacemos es volumen en los labios, pero muy natural; en la cara se está invirtiendo bastante. Y a nivel corporal, rellenos, elevación de glúteos y tratamiento de la celulitis, este es uno de los asuntos que más preocupan a las mujeres.

¿Cuál es la edad media de tu paciente?

La edad media está entre 25 y 45 años, pero casi la mitad están entre 25 y 34 años.