Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Elevación de cejas

Descubre todo lo que necesitas saber sobre elevación de cejas.

Sin duda, uno los rasgos que más jovialidad y juventud restan a un rostro son las cejas caídas. Si lo que se busca es un efecto natural y duradero, nada para levantarlas como los rellenos dérmicos; en particular, los estimuladores de colágeno y los hilos tensores.

Para las mujeres, y cada vez para más hombres, conseguir una forma armónica y atractiva en las cejas es una preocupación estética constante.

Ya sea luchando contra el exceso de pelo o contra la despoblación en esta zona, además del maquillaje, la técnica de modelado más frecuente, la depilación, ha sido y sigue siendo una tarea habitual en cualquier ritual de belleza. Tanto para corregir una forma poco agraciada como para seguir los dictados de una moda (hace años las cejas femeninas más deseadas eran las que dibujaban una línea finísima sobre el ojo), la cera, las pinzas y el hilo son aliados indispensables.

Pero lo que la depilación y el maquillaje no pueden corregir, aunque ayuden a disimular, es la caída de las cejas propia del envejecimiento. Con el paso de los años, las cejas se van descolgando por el lado exterior, envejeciendo el gesto e, incluso, generando un problema conocido como ptosis de ceja o ceja caída.

¿Qué le pasa a las cejas con los años?

Al envejecer, el hueso facial sufre una pérdida significativa de masa ósea, y al cambiar su forma ya no puede sostener, al menos de la misma manera, las capas de tejido blando.

Esos fenómenos más profundos se combinan con el envejecimiento propio de la piel: conforme la dermis o capa media adelgaza, a causa de la pérdida de colágeno, su elasticidad y nivel de hidratación van disminuyendo.

El resultado de estos tres factores produce, entre otras consecuencias, una caída de la cola de la ceja. El problema, en principio meramente estético, puede degenerar en otro más serio (aunque no grave); por ejemplo, si esa cola caída se superpone a las pestañas puede provocar pliegues en el canto externo del ojo.

Al descubrir que sus cejas se han caído llamativamente, muchas personas piensan que tienen un problema de párpados y acuden al médico solicitando una blefaroplastia (intervención quirúrgica en el párpado superior), cuando en muchos casos el problema se resuelve con una simple elevación de la cola de la ceja.

¿Qué técnicas existen para elevar las cejas?

La elevación de la cola de la ceja puede hacerse de manera sencilla, ya sea mediante materiales de relleno o hilos tensores.

Si optamos por los materiales de relleno, los estimuladores de colágeno son una opción perfecta. Permiten una corrección inmediata de la forma, además de aportar un aumento de volumen posterior gracias a su capacidad para inducir la formación de colágeno propio. En algunos casos, para asegurar el resultado deseado puede ser necesario inyectar toxina botulínica en la zona unos días antes.

Si preferimos el efecto liftingde los hilos tensores, es importante tener en cuenta que los de ácido poliláctico tienen mayor capacidad de tracción, gracias a los conos que incluyen en su estructura, los cuales aumentan la superficie de contacto del hilo con los tejidos, logrando así que el reposicionamiento de los tejidos sea más inmediato y llamativo. Además, al absorberse, el ácido poliláctico estimula la producción de colágeno en el tejido subcutáneo, lo que supone una acción regeneradora que restaura de manera natural y gradual los volúmenes perdidos. El efecto es visible entre 12 y 18 meses. Es habitual el empleo de bótox unos días antes, para relajar los músculos y aumentar el efecto de los hilos.