Cómo quitar la celulitis

Se acerca el peor momento del año: la elección de bikini. Te damos diez tips para que llegues con valentía al probador y le hagas desde ya la guerra a la celulitis.

Cómo eliminar la celulitis

Cierras la cortina tras de ti. En tu mano, una ristra de bikinis para elegir uno que estrenar el próximo verano. Pero antes de quitarte el vaquero ya te entra un sudor frío. Estás blanca, aún no te has quitado el turrón de hace un par de meses, quizá eres de las que solo se depilan en verano, y no sabes lo que te vas a encontrar con esa luz horrible (¿por qué se empeñan en no poner una luz favorecedora? ¿es que no quieren que compremos?). No te preocupes, no estás sola, al 80% de las mujeres les ocurre exactamente lo mismo. Y tenemos diez ases en la manga que minimizarán el momento más miserable del 2020.

  1. ¿Sabes qué es la glicación? Es el azúcar procedente de la alimentación que se fija a determinadas proteínas que forman parte de los tejidos. Elige fórmulas cosméticas con activos anti-glicación y date un masaje todos los días con el al salir de la ducha. ¡Desde ya!
  2. Camina, camina, camina. Olvídate del metro o el autobús para ir a trabajar. Y si te queda demasiado lejos, bájate dos paradas antes o deja el coche a un kilómetro de la oficina.
  3. Parece un mito, pero no lo es. Bebe al menos un litro y medio de agua al día. Además de ayudarte en este proceso, te encontrarás mucho más despierta, ágil y con ganas de hacer cosas, lo que se convierte en un círculo vicioso que te favorece.
  4. Si no quieres llegar al probador con un tono blanco polar (lo que minimiza el impacto visual), ahora cuentas con cosméticos autobronceadores, tanto faciales como corporales, que incorporan DHA (dihidroxiacetona), un extracto de la caña de azúcar que, al entrar en contacto con la piel, la oscurece. Duran aproximadamente cinco días, aunque también puedes optar por las lociones de bronceado gradual.
  5. Quédate con estos nombres de activos que deberías buscar en tu cosmética anticelulítica. Los que actúan sobre el tejido conjuntivo: centella asiática, silicio, vitamina C, ácido hialurónico y alfahidroxiácidos (ácido láctico, cítrico, málico, tartárico). Y los activadores de la microcirculación: naranja amarga, algas marinas, castaño de Indias, cola de caballo, hiedra, ciprés, pensamiento, pilosela, ruscus aculeatus, salvia, ginko biloba y vitamina E.
  6. Reserva cita para hacerte un drenaje linfático mensual de aquí al verano. El masaje manual se utiliza para movilizar los fluidos intersticiales y favorecer el drenaje linfático en personas con insuficiencia venosa de retorno. La mejoría se aprecia desde las primeras sesiones al eliminar el exceso de líquido.
  7. La presoterapia es otra buena idea: se emplea un masajeador neumático para conseguir un masaje que active la circulación de retorno y el drenaje linfático, mejorando el edema en las piernas. Algunos aparatos médicos utilizan el efecto vacío generado por presión negativa para actuar sobre la piel.
  8. Hazte un ungüento casero: mezcla 7 gotas de aceite de eucalipto, 7 de aceite de limón, 7 de aceite de cedro, 7 de aceite de salvia y 7 de aceite de ciprés, y mézclalos con 100 ml de aceite de jojoba o de avellana y masajea con la mezcla dos veces al día durante un mes. Verás qué diferencia.
  9. Cuando te tiras toda la mañana sentada delante del ordenador, tu circulación se estanca. Ponte alarmas para levantarte, como máximo, cada 2 horas. Tómate 5 minutos o camina por la oficina, y sobre todo, no cruces las piernas mientras permanezcas sentada. 10. De aquí al verano, sube y baja las escaleras de tu casa y tu oficina. A menos que trabajes en una planta 50 claro. Con cinco plantas arriba y abajo al día, ya tienes el cielo ganado.
Descubre tu clínica más cercana

Ir al buscador de clínicas