Tratamientos faciales perfectos para la vuelta a la normalidad

Los tratamientos más vanguardistas para devolver al rostro el oxígeno y el tono de una piel en forma.

Tratamientos faciales: radiofrecuencia, hilos tensores, peeling mecánico

Una pena que justo ahora que no tenemos contaminación en las grandes ciudades no podamos salir a respirar ese aire inéditamente puro del que se beneficie hasta la última célula de nuestro organismo. Además, se habla mucho de la “indoor pollution” (la polución de los espacios interiores), la exposición a agentes como la calefacción, los gases, vapores, químicos de limpieza… que afectan a la piel alterando su metabolismo y ensuciando y alterando su equilibrio. Por no hablar de la expoósición a la luz de la que tanto se habla: la HEV (High Energy Visible) o luz azul. Muchas beauty dreamers ya están pensando en los primeros movimientos que harán en el momento en el que oigan el pistoletazo de salida para recuperar la luminosidad. Después de unos cuantos abrazos y paseos sin rumbo por la ciudad, los teléfonos se colapsaran para reservar cita en tantos lugares a los que acudir. Y uno de los más numerosos serán sin duda los centros de belleza, lugares donde dejarse mimar y poner piel a punto para lo que nos venga. Y allí, hay algunos protocolos que serán sin duda los ases de la libertad. Este es el top three de lo que nos haremos este verano.

  • Peeling mecánicos o con ácidos frutales. Después de limpiar profundamente la piel y someterla a una sesión de oxígeno, te aplicarán activos capaces de despertar acelerar la actividad celular de tu piel, refrescarla y “destaponarla” eliminando las células muertas y los puntos negros así como el posible acné desarrollado en el encierro, además de afinar los poros y prepararla para una nueva etapa. La sesión puede terminar con una cura para el contorno de ojos, una mascarilla oclusiva efecto “segunda piel” con los activos específicos que pueda necesitar, y un producto de efecto lifting.
  • Radiofrecuencia. Es uno de los procedimientos más eficaces que existen para rejuvenecer la piel y combatir la flacidez, tanto en el rostro como en el cuerpo. Funciona emitiendo unas ondas electromagnéticas que penetra hasta la dermis profunda donde aumentan la temperatura hasta los 46ºC sin dañar los tejidos y sin sensación de quemazón, ya que el cabezal con el que se aplica se mantiene frío al contacto con la piel. Ese aumento de la temperatura retrae el colágeno de los tejidos y estimula a los fibroblastos, que son las células encargadas de la firmeza y el sostén de la piel. Con una sola sesión se consigue un efecto flash, pero el pico máximo se obtiene a los 28 días tras el procedimiento.

  • Hilos tensores de ácido poliláctico. Se trata de unos hilos tensores con conos reabsorbibles y bidireccionales unidos entre ellos por un hilo. Son resistentes a la tracción de suspensión, y tienen una enorme capacidad de anclaje al tejido subcutáneo. Se introducen en la hipodermis (la capa más profunda de la piel) para comprimir los tejidos y revertir los efectos de la ley de la gravedad. Es perfecto para los pómulos, y el efecto se mantiene durante unos 12 meses. Por poner un ejemplo, funcionan como si fueran un anzuelo. Y a mayor número de hilos, más elevado será el efecto lifting conseguido.