Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Redefinición facial 360

Hablamos con el creador de la técnica de redefinición facial, la forma no quirúrgica más efectiva para conseguir ese efecto lifting sin cirugía.

Conoce al Dr Moisés Amselem

Conocido por crear técnicas propias, por ser un referente tanto nacional como internacional y uno de los profesionales más destacados del sector. Hoy tenemos la suerte de poder hablar con el Dr Moisés Amselem para consultarle varias de las preguntas que más recibimos a diario en torno a la edad óptima para realizar un tratamiento estético, los tratamientos más vanguardistas, y sobre una de las técnicas más sonadas del momento.

Dr Amselem, ¿a qué edad es conveniente comenzar con un tratamiento con estimuladores de colágeno?

A partir de los 30 a 35 años, considero que se podría comenzar a utilizarlos, incluso en forma preventiva, ya que a estas edades, la capacidad de acción del fibroblasto (célula que produce nuestro propio colágeno) es muy alta.


¿Es un método preventivo?

Sí, por lo que acabo de comentar. Además, es un buen reparador de la piel dañada y tiene capacidad de retensar estructuras que van cediendo como el óvalo facial y proyectar rasgos de forma natural, como los pómulos, mejillas o el mentón.

¿Es compatible con otros tratamientos como por ejemplo de ácido hialurónico?

Sí, los he combinado, incluso en la misma sesión, aportando el ácido hialurónico más hidratación y el estimulador de colágeno que tiene como principio activo la policaprolactona todo lo comentado anteriormente. En definitiva, entre ambos consiguen devolver al rostro, luminosidad, turgencia, firmeza y resplandor.

Son muchas las preguntas que recibimos sobre la posibilidad de poder rellenar y tensar en una sola sesión, ¿es posible?

Por supuesto que sí. Cuando atendemos a un rejuvenecimiento facial integral, tratamos de abordar el rostro como la estructura tridimensional que es y por tanto, combinamos elementos para conseguir no solo un efecto relleno y de mejora de la calidad de la piel, sino además, resituar estructuras que ceden a través de la reproyección de los planos perdidos.

Hemos oído hablar varias veces sobre su técnica de redefinición facial 360, ¿en qué consiste?

Consiste en conseguir un “efecto lifting sin cirugía” a través de la utilización de los hilos tensores con conos bidireccionales, del cual aprovechamos su capacidad de anclaje en el tejido por los conos que los conforman, unido a la acción inductora de colágeno del propio hilo por su contenido de ácido poliláctico (potente inductor e colágeno). Pero lo fundamental para que el hilo funcione es que la matriz del tejido esté bien redensificada y se hayan recuperado previamente los volúmenes perdidos y eso se consigue con inductores de colágeno como la Policaprolactona. De modo que, el protocolo de un tratamiento de redefinición facial 360, quedaría así: inyección del estimulador de colágeno y a los 4 meses, si está bien indicado, rematar el trabajo con la implantación de los hilos con conos bidireccionales.