Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Las líneas de marioneta, para los muñecos de verdad

Así se denomina a las arrugas que van desde las comisuras de los labios hasta los extremos de la barbilla. Te contamos cómo palían el efecto de las líneas de marioneta los médicos estéticos.

Esta zona es el caballo de batalla de las cuarentañeras y cincuentañeras. Siempre lo fue, pero la “culpa” de que nos hayamos fijado más en nuestras propias arrugas de marioneta al hablar y gesticular en estos últimos meses (y su demanda kilométrica en las clínicas de estética) la han tenido las vídeo-conferencias pandémicas. Y es que los músculos depresores, que se encuentran justo bajo estas arrugas, son de los más potentes del rostro, tienen mucha fuerza.

En realidad, en muchos casos las llamadas línea de marioneta (también denominadas “pliegue de la amargura”) lo son más por el efecto de la ley de la gravedad y la gesticulación en esa zona, la más “al sur” de nuestro rostro. Y la única solución pasa por elevar esos tejidos creando una estructura de sostén en el tercio medio del rostro o en el mentón, depende del diagnóstico que elabore el médico estético.

Lo que ocurre es que estas arrugas y la concentración de tejido en la zona, que se va desplazando justamente por la ley de la gravedad, aporta “peso” y una sensación de cansancio y falta de frescura al rostro.

"La policaprolactona consigue devolver los contornos perdidos al rostro redensificando la piel y mejorando visiblemente su calidad"
  • Ácido hialurónico, el santo grial

Lo normal para ello es utilizar ácido hialurónico e inyectarlo con aguja a nivel más profundo, para luego trabajar a nivel más superficial con cánula. Normalmente, el médico pincha directamente sobre el surco de la arruga. Dependiendo de lo marcado que este esté, y si ya existe cicatriz de arruga, se suele trabajar con aguja a nivel superficial, y con un producto muy fluido. Se nota al instante, y el efecto se mantiene durante 6 meses.

  • Estimuladores de colágeno, un apoyo duradero

El objetivo de este tratamiento es favorecer la colagenogénesis (la fabricación por parte de las células fibroblastos de colágeno y elastina, lo que da turgencia a la piel) para que tenga lugar un mantenimiento más orgánico y natural, y tú te puedas olvidar del asunto. El efecto se nota a las cuatro semanas, y dura un año aproximadamente.

  • Policaprolactona, volumen y estimulación

Esta sustancia consigue devolver los contornos perdidos al rostro redensificando la piel y mejorando visiblemente su calidad. La hemos probado y nos encanta, porque reúne en una sola molécula los beneficios de las dos anteriores: además del efecto volumen inicial que provoca el gel, provoca un aumento en la producción de colágeno y elastina a partir del 2 mes, cuando el efecto del gel empieza a desaparecer.. Por eso tiene un doble efecto: “flash” (con unos cuantos pinchazos en diferentes planos de la piel y en zonas estratégicas del rostro). Su efecto “top” se puede comprobar a los 3 meses, porque los fibroblastos ya se encuentran en plena fabricación de nuevas moléculas de colágeno. Y el efecto dura entre dos y tres años.