Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Los labios más jugosos los tienes tú

Desde el maquillaje hasta la consulta con un médico estético, te contamos las múltiples fórmulas para lucir una boca seductora.

Este, definitivamente, es el año de las bocas jugosas. No hay celebritie que no los haya mejorado con más carnosidad, unas líneas más definidas, asimetrías corregidas, mucosa bien dibujada, mayor tersura en la piel o, directamente, más volumen. Si te fijas, el canon de labio que se está llevando es un labio con volumen, pero muy definido, con la “v” poco marcada y un tacto aterciopelado; de hecho, los labiales con acabados de textura mate se están llevando todos los flashes. Ahora mismo, el número de técnicas y trucos para sacar partido a tus labios es infinito, seguro que no sabrás que elegir. Y si los utilizas todos, tendrás una boca inolvidable. Te contamos, de menor a mayor resultado de cambio, todo lo que puedes aportar a tu boca.

  • Maquillaje
  1. Ilumina el arco de Cupido, es decir, la pequeña “v” que marca tu labio superior. Si quieres conseguir un efecto óptico de mayor volumen, delinea muy suavemente con un lápiz iluminador en tono nácar o beige la “W” invertida que forma, y difumina con el dedo hacia el exterior del labio. Verás el efecto.
  2. Delinea solo las comisuras. A menudo, la fuerza de la gravedad las desequilibra hacia abajo. Con el perfilador de labios y un tono idéntico al de tus labios, puedes neutralizar esa “caída libre” elevando muy levemente la línea de la comisura.
  3. Practica el efecto trampantojo poniendo un punto de luz más claro, maquillándolos con una barra de color más claro o aplicando un punto de gloss en el centro del labio inferior. Parecerá más prominente.
Generalmente, los tratamientos en los labios y sus alrededores se suelen retocar entre 6 y 12 meses tras el primer abordaje.
  • Ácido hialurónico
  1. Pregunta a tu médico estético qué le parece si te aplica un poquito de ácido hialurónico, de más a menos en el arco de Cupido hacia las columnas filtrales que llegan a la nariz; el efecto que da es de más volumen en los labios.
  2. Como hemos mencionado antes, la comisura caída hacia abajo proporciona aspecto de cansada. A veces, basta un simple pinchacito minúsculo en la zona para que la comisura se eleve como por arte de magia. El gesto cambia al instante: de tristeza y cansancio a paz y serenidad.
  3. Y si solo quieres hidratarlos para rejuvenecerlos, pide a tu médico estético que te ponga un ácido hialurónico lo suficientemente fluido como para conseguir ese efecto sin aportar nada de volumen.
  4. Para redefinir el contorno de la boca, pide a tu médico un tratamiento que perfile tus labios y borre el latoso “código de barras”.
  5. Pero si lo que te apetece es, sencillamente, más volumen o corregir alguna asimetría, lánzate a la consulta de medicina estética pidiendo un poco más de proyección.

Cualquiera de estos tratamientos, te los harán en consulta de forma ambulatoria. Si lo deseas, el médico podrá emplear un toque de anestesia local en la zona.

Generalmente, los tratamientos en los labios y sus alrededores se suelen retocar entre 6 y 12 meses tras el primer abordaje.