Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Arrugas dinámicas, ¿sabes cuáles son?

Su propio nombre lo dice: son las que se producen como consecuencia del movimiento, de los gestos, de la expresión. Te contamos cómo las resuelve la medicina estética.

La vida es moverse, sentir, vibrar, gesticular, reír y llorar… Y todo, implica la expresión de todos nuestros músculos faciales; esas arrugas resultantes de movimientos o gestos repetidos son las denominadas dinámicas o arrugas de expresión. La configuración de cada rostro en particular (genética incluida) hace que intervengan movimientos repetitivos que son personales e intransferibles, Hay personas a las que se les marca mucho, por ejemplo, la glabela (la arruga del entrecejo), e incluso esta se divide en dos tipos, la que se marca con dos arrugas, y la que lo hace en una línea de expresión central. Otras personas tienen minúsculas pero múltiples patas de gallo, y otras solo unas cuantas que se cuentan con los dedos de una mano. O las arrugas de marioneta (las que van desde las aletas de la nariz a las comisuras de la boca). Con el paso del tiempo y los movimientos repetidos cada día cientos de veces, acaba por marcarse un surco que termina por hacerse antiestético, aunque hay que decir que no son iguales las arrugas horizontales, como las patas de gallo, que las verticales, que dan aspecto de tristeza o cansancio.

El ácido hialurónico y sus diferentes texturas o pesos moleculares hacen de él el tratamiento preferido por los médicos estéticos para revertir el avance de las arrugas
  • El ácido hialurónico, la solución

¿Quieres saber cómo eliminan los médicos estéticos la profundidad de las arrugas dinámicas del tercio medio con ácido hialurónico? Es muy sencillo. Primero, te contamos cuáles son las arrugas implicadas en el tercio medio del rostro: las mejillas y el óvalo de la cara. Podríamos decir que inyectar ácido hialurónico en el tercio medio (entre el pómulo y la zona superior de los labios) consigue un efecto similar al de un minilifting, pero sin pasar por quirófano. El ácido hialurónico y sus diferentes texturas o pesos moleculares hacen de él el tratamiento preferido por los médicos estéticos para revertir el avance de las arrugas. El resultado que ofrece es súper natural, ya que se trata de un relleno en forma de gel que se integra a la perfección en los tejidos cutáneos y que se encarga de “rellenar” ese surco en la piel que a veces tiene casi la envergadura de una cicatriz.

  • El procedimiento

El ácido hialurónico se introduce en las capas más profundas de la piel. La consulta profesional comienza con una observación detenida y exhaustiva por parte del médico estético para detectar los puntos del rostro donde es necesario inyectar producto. El médico determina (y señala con lápices de colores) los lugares donde va a intervenir para conseguir la mejora deseada. Hay médicos que ponen hielo para anestesiar temporalmente la zona antes de pinchar, y otros que aplican un poco de crema anestésica unos minutos antes de abordar el tratamiento. Generalmente, una semana después del procedimiento, tu médico estético te pedirá que acudas a la Clínica para hacer una revisión y ver si es necesario algún retoque.

  • Flash y a largo plazo

El tratamiento con ácido hialurónico del tercio medio de la cara tiene un efecto inmediato pero, además, a medida que va pasando el tiempo, va a estimular la producción propia de colágeno y elastina en la zona, con lo que la mejora viene de dos frentes. El efecto de un tratamiento de ácido hialurónico puede llegar hasta los 18 meses.