Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

10 Tratamientos estéticos no invasivos para una piel más joven

Rejuvenecer sin bisturí es posible ya hace unos años con procedimientos cada vez más accesibles, sencillos y eficaces. Estos son los que más nos gustan.

  • Radiofrecuencia

Con esta radiofrecuencia de última generación se pueden realizar tratamientos específicos para los problemas de pérdida de colágeno y elastina en la piel. Además, combina la cavitación para combatir las células grasas, que empeoran el problema en casos como la papada, por ejemplo. Los tratamientos de radiofrecuencia se aplican en rostro, cuello y escote con excelentes resultados, porque mejora la calidad de la piel y estimula las colagenasas, calentando tanto la epidermis como el tejido adiposo mediante la difusión de calor.

  • Elevación de pómulos

Tras un estudio exhaustivo por parte del médico estético de la estructura ósea de cada paciente, puede proyectar la zona media del rostro con inyecciones de ácido hialurónico. Cuando este se aplica bajo la piel con cierta densidad, es capaz de reposicionar y “elevar” los tejidos del tercio inferior para anclarlos a la zona de tratamiento. El rostro recobra su luz y se despide del aspecto de fatiga. Este tratamiento conlleva un efecto flash increíble.

  • Hilos japoneses

Los estimuladores de colágeno son perfectos para el escote, el cuello y las manos, aunque también funcionan en las mejillas. Los finos hilos de los que todo el mundo habla están fabricados en un material biocompatible y absorbible, en su mayoría de ácido poli-L-láctico, y se insertan bajo la piel con una aguja extra-fina. Para que ejerzan tracción, llevan dos puntos de anclaje en los dos extremos. En un primer trayecto, la aguja entra longitudinalmente en la zona del rostro que se quiere reposicionar, se llega con ella al extremo de ese punto, y se ancla. Después, se lleva muy despacio hasta el segundo extremo, donde se dejará anclado. Además de ejercer esa tracción inmediata en los tejidos, el ácido poli-L-láctico genera la estimulación de las células que dan tersura a la piel, los fibroblastos, para que generen nuevo colágeno y elastina.

  • Hiperpigmentación. Adiós manchas

Quédate con este nombre: Viora, porque gracias a la amplia variedad de tecnologías patentadas de esta marca de aparatología, cada trastorno pigmentario se puede tratar de manera única según sus características, , se reduce visiblemente la apariencia de las manchas a la vez que reduce su formación al equilibrar la síntesis de melanina y la actividad de los melanocitos (las células que dan color a la piel).

  • Juicy lips

Las mujeres quieren labios jugosos, los llamamos juicy lips. Si quieres comprobarlo, entra en Instagram y comprueba los cientos de resultados que encontrarás con ese hashtag. Este tratamiento de ácido hialurónico en los labios consigue un efecto natural, que mantiene su estructura pero también la hidratación, el realce y el volumen. En casos especiales también corrige asimetrías o desproporciones.

El rostro recobra su luz y se despide del aspecto de fatiga. "Este tratamiento conlleva un efecto flash increíble".
  • Líneas de marioneta

Así se llaman esas arrugas que conectan las comisuras de los labios con los extremos de la barbilla. Su tratamiento se centra en dar estructura al mentón con ácido hialurónico (con aguja y a nivel profundo, primero, para luego trabajar a nivel más superficial con cánula). Si hay cicatriz de arruga, además se trabaja con aguja a nivel superficial con un producto muy fluido.

  • Mirada radiante. Adiós ojeras y bolsas

A esa “sombra” que a veces proyecta la zona inferior de nuestros ojos ya se le llama ojos de panda. La solución está en el tratamiento con ácido hialurónico para ojeras, es decir, de reticulación media, y ni muy líquido ni muy denso para que no se aprecie. El tratamiento consiste en inyectar una porción de esta molécula que genera de manera natural el organismo, para “rellenar” y engrosar la piel, creando como una especie de almohadilla semitransparente consiguiendo el efecto de que ese tono violáceo no se transparente hasta la superficie.

  • Piel más jugosa

Cuando se pincha un ácido hialurónico de baja concentración en diferentes pero numerosos puntos distribuidos por todo el rostro, lo que se va a conseguir es un efecto de hidratación profunda hasta las capas inferiores de la piel, con lo que está va a parecer como si estuviera “repulpada” y húmeda.

  • Reposición de estructuras

Recuperar el lugar del mentón, eliminar las líneas de marioneta y reducir las arruguitas superficiales de los pómulos son los caballos de batalla de las mujeres a los cuarenta. Para ello, lo ideal son los estimuladores de colágeno, a aplicar por el médico estético con cánula, capaces de provocar una colagenogénesis para que haya un mantenimiento más orgánico y natural.

  • Bye-bye, surco nasogeniano

Es lo que les quita el sueño a las treintañeras. Para neutralizarlo (esta arruga que va de las fosas nasales a las comisuras de la boca), hay que dar estructura al mentón (con aguja y a nivel profundo, primero, para luego trabajar a nivel más superficial con cánula). Si hay cicatriz de arruga, se trabaja con aguja a nivel superficial.