¿Sabes qué es la Luz Pulsada Intensa (IPL)?

Nosotros sí. Te contamos todo lo que siempre quisiste saber sobre la IPL y nadie te explicó

ipl

Y es que no es lo mismo que el láser. Este y la Luz Pulsada Intensa son las dos energías que se utilizan en aparatología estética y médico-estética. Entender esta diferencia es básica para desterrar mitos, leyendas urbanas y miedos a la hora de entender a un profesional para saber exactamente qué resultados se pueden obtener. Así podrás saber cuál es mejor para la depilación, para tratar las manchas, las marcas de acné o acabar con una rosácea o una cuperosis… Al igual que ocurre con la toxina botulínica y el ácido hialurónico, que no consiguen, ni mucho menos, el mismo efecto ni se pueden aplicar en las mismas zonas del rostro, así sucede también con los láseres y la IPL. Por hacerlo sencillo, te contamos que cada tipo de láser o de IPL (Luz Pulsada Intensa) emite luz en una determinada longitud de onda que tiene la capacidad de penetrar más o menos profundamente en la piel llegando allí donde se requiere para conseguir diferentes resultados. Estos pueden ser la depilación, la eliminación o mitigación de manchas, o el tratamiento de afecciones de la piel como rosácea, cuperosis o rojeces (con un trasfondo vascular detrás). Para entenderlo mejor, aquí te detallamos lo que hacen, fundamentalmente, ambas luces:

  • Láser. Es como un “rayo ampliado”, y tiene una eficacia tan alta que también es capaz de sacrificar piel sana. Es más eficaz para determinadas problemáticas, pero sus aplicaciones o su radio de acción depende más de la longitud de onda. Por ejemplo, es ideal para las manchas más resistentes. En ese caso funciona muy bien el Q-Switch, que va desde 532 a 1.064 nanómetros (1.000 nanómetros, o el equivalente a 0,001 milímetros), que es especifico para lesiones pigmentarias porque va directo al cromóforo. Para arrugas profundas, nada como un Fráxel, que llega a 1550 nm. Pero si hay un asunto en el que el láser es rey indiscutible, ese es la depilación. Los láseres más utilizados para eliminar el pelo paulatinamente son el Alejandrita (llega a 755 nanómetros de profundidad), uno de los más eficaces, y el de Diodo (entre 800 y 810 nm.), apto para pieles más oscuras y folículos pilosos más profundos.

  • IPL. Su haz de luz es como si se desdoblara en varias direcciones; en esos milisegundos le da tiempo a enfriar la piel, por lo que es menos traumática y hay menos riesgos de quemar la piel sana. Es más selectiva que el láser, por ello es perfecta para ciertas manchas como los melasmas (esas manchas difusas, muy tipicas del labio superior de las embarazadas). También es la preferida de los médicos estéticos para tratamientos de rejuvenecimiento y mejoría de la calidad cutánea porque actúa sobre arrugas finas, manchas y capilares dilatados (arañas vasculares). Al estimular el colágeno, mejora asímismo el aspecto general de la piel al reducir el tamaño del poro, lo que se hace visible a los 21 días de tratamiento. Sin embargo, para depilación, debes saber que la Luz Intensa Pulsada o fotodepilación, aunque es menos dolorosa y más versátil, no es tan eficaz como los láseres tradicionales.