¿Sabes cómo eliminar el efecto raíz?

Ahora que no puedes acudir a la peluquería, toca retocar raíces en casa. Te enseñamos a ser una “pro”.

Retoque de raices

Más de un mes. Y lo que nos queda… Nadie lo sabe a ciencia cierta. Y mientras la vida sigue, la primavera se instala ahí afuera y las flores siguen abriéndose, felices porque nadie las arranca de sus tallos y el aire es más limpio que nunca, tu cabello también sigue su curso y parece que crece más rápido que de costumbre. Tanto si te tiñes con un “color block” como si llevas mechas o toques de tonalidades empolvadas o más explosivas, lo que es seguro es que, tarde o temprano te va a tocar hacerte un retoque de raíces. En un color de una sola pieza, debes elegir bien la tonalidad, teniendo en cuenta que siempre vas a conseguir en el cabello un tono más oscuro del que imaginas. Pero eso no es lo más importante; lo primero es hacerte una prueba de alergia.

¿Cómo? Aunque el fabricante siempre lo detalla en el packaging del producto, la prueba de alergia consiste, en definitiva, en hacer una mezcla del tinte junto con el oxidante del tamaño de una aceituna y aplicarlo en el interior del antebrazo o en la zona posterior de la oreja. Deja secar, y espera 48 horas para comprobar si reacciona o no. Si no pica, no se enrojece, no duele ni te provoca un sarpullido, puedes proceder a teñirte el cabello una vez pasado ese plazo de tiempo. Ahora, numeramos los pasos para hacerlo como una peluquera experta:

Prepara el material: ponte una toalla (mejor de color oscuro), y un protector de plástico (puede servir una bolsa de basura abierta por los costados con una tijera a modo de gran toalla). Toma un bol de plástico (muy importante que no sea metálico, porque puede reaccionar con el oxidante de la mezcla) y una brocha o paletina (normalmente la incluyen los packs de tinte que venden en los supermercados).

  1. Aplica crema protectora en todo el contorno del nacimiento del cabello en la frente y en la nuca, y en las orejas, teniendo cuidado de no tocar el cabello con la crema.
  2. Mezcla los ingredientes según las instrucciones del fabricante. Hazlo muy bien hasta que quede homogéneo.
  3. Abre una raya al medio hasta la coronilla con la ayuda de la púa o mango de la paletina, y deposita el tinte a unos dos centímetros a un lado y a otro de la raya (o a la distancia que se extienda la nueva raíz de tu color natural).
  4. Ve abriendo rayas a medio centímetro de la primera, primero hacia un lado de la cabeza (hasta la oreja), y después hacia el otro.
  5. Cuando termines con la zona frontal, prosigue por la coronilla, y continúa haciendo rayas a medio centímetro, pero esta vez en horizontal, y hasta llegar a la nuca.
  6. Termina repasando el contorno de la frente.
  7. Deja reposar sin tocar unos 30 minutos o el tiempo que indique la caja.
  8. Llega el momento de aclarar el cabello. Si quieres homogeneizar el color, aplica un poco de agua en la cabeza para emulsionar, un poco de crema hidratante, y frota todo el cabello como si lo estuvieras lavando, pero no lo hagas durante más de 2 minutos o se te oscurecerá demasiado. Si sola y exclusivamente quieres retocar tus raíces, lava directamente.
  9. Si el color es oscuro, verás que se te puede haber tintado el contorno de la frente. Toma un algodón y aplica leche o gel desmaquillante específico waterproof y frota hasta eliminar las manchas.