Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

Dr Fabio Viera

¡No dejes que el cuello te delate! con Fabio Viera

Es celoso. Si no lo mimas, se chivará. Porque tiene el poder de desvelar las cuatro cifras más comprometidas de tu carnet de identidad. Y lo sabe.

El cuello es el eterno seductor de la anatomía femenina, inspiración de artistas pero también el gran olvidado a la hora de los cuidados: en el momento de aplicar la crema, en el ritual de belleza, en el de limpieza, de nutrición, e incluso el de maquillaje, casi siempre terminan en la mandíbula. Y al prestarle cuidados al cuerpo, solemos terminar en el escote. Así que esta zona, con una piel fina, delicada y frágil, se queda sin mimos la mayor parte de las veces.
Es una zona muy irrigada, con piel fina y frágil, pobre en glándulas sebáceas y con un manto hidrolipídico escaso en agua. Esto, unido a que con la edad las células que componen el tejido cutáneo también se vuelven perezosas, la piel del cuello se debilita aún más y comienzan a aparecer dos tipos de líneas: las horizontales, que se asemejan a un collar, y las verticales, más bien marcas de flacidez destacadas por los gestos de la mandíbula.

¿Qué puedes hacer, además de acordarte de él todos los días?

Utilizar cremas que potencien la producción de colágeno y elastina.

Entrenar los músculos del cuello para evitar que pierdan tono. Estos te pueden ayudar:

  • Pronuncia la letra "O" gesticulando mucho. Siente cómo se estira la zona.
  • Coloca la boca en forma de “U” invertida notando cómo se tensan al máximo los músculos del cuello.

Nombra todas las vocales, una detrás de la otra, mientras abres la boca todo lo que puedas.

Si repites diez veces todo el proceso antes de aplicar tus cremas aumentarás la irrigación sanguínea, lo que doblará el efecto de la cosmética.

  • Cuando te laves la cara, procura lavar también el cuello y hacerlo con agua fría.

Y si quieres regalarle un tratamiento que cambiará por completo su aspecto: nada como un buen médico estético. Fabio Vieira, director de la Clínica Vieira (Balmes, 307, Barcelona) explica que ‘esta es una zona a la que no prestamos atención hasta que no es muy evidente… y tarde. Es cuando se desdibuja la línea de la mandíbula, en los laterales se empieza a marcar la flacidez, y en el centro, alrededor de la silueta de la traquea, se dejan notar dos bandas, las platismas, sobre todo cuando la piel es finita. En ese caso, basta con estimularla un poco: es lo que necesita’, explica el experto. ‘A mí me encantan los estimuladores de colágeno’, prosigue, ‘pero hay que ponerlo en el lugar correcto. Por eso me gusta empezar con los hilos tensores con conos bidireccionales, a mi juicio, los más perfectos para cara y cuello, aunque hay que ser precavido porque en esa piel tan finita, casi transparente, se podría notar si no se hace con mucha pericia. Trabajo siempre el cuello de arriba abajo, desde el maxilar inferior, o sea, la mandíbula, con la técnica lineal, haciendo un primer punto de entrada en el esternocleidomastoideo, y los demás, a lo largo del músculo. Solo uso 8 conos, solo alguna vez de 12’.

Para este tipo de procedimiento, el Dr. Vieira utiliza anestesia local, aunque a veces, incluso así, puede resultar algo molesto. ‘Yo suelo poner 3 ó 4 pares de hilos por cada lado y consigo una tracción además de la generación de colágeno. Así remarco la mandíbula, aplico ácido hialurónico muy distribuido, y otro hialurónico muy fluido en el centro del cuello para estimular el colágeno y dar definición. Y en el collar de venus (las líneas horizontales del cuello) voy dejando depósitos de estimulador de colágeno a nivel muy profundo para tersar la piel del cuello y que no se note nada.

Tiempo del procedimiento: 30 minutos.

Anestesia: local en el punto de entrada y de salida de entrada.

Efecto máximo: La regeneración de colágeno tarda entre mes y mes y medio. Duración hasta reabsorción total: un año.

Precio: a partir de 600 €.

Recomendaciones: Recién implantado, queda proscrita la radiofrecuencia durante el primer mes, porque da calor y hace que el material del hilo o el ácido hialurónico pueda durar menos. Mejor, en todo caso, hacerlo al revés, primero radiofrecuencia, e idealmente a partir del día siguiente.

Dr. Fabio Viera

Clinica Viera

Carrer de Balmes, 307 Entlo 1ª

08006 Barcelona

636 414 039

932 003 229

https://www.clinicavieira.com/