Hero image
After
Before
${item.title}${item.text}

¿Sabías que puedes estimular tu propia creación de colágeno en tiempo récord?

Estimular las células cutáneas para que fabriquen su propio colágeno y el rejuvenecimiento se produzca de dentro hacia afuera y sea durardero ya es posible.

Últimamente se habla mucho del ácido hialurónico (AH), tanto entre las mujeres como entre los médicos estéticos. La razón es su versatilidad. Sin embargo, hay pieles con mucho fotoenvejecimiento (siempre según la escala Glogau) en que la eficacia del AH se queda corta, “entonces tenemos que utilizar los estimuladores de colágeno (EC)”, explica la doctora Mary Elena Majano, médico estético y directora de la Clínica Mary Elena Majano, en Santa Cruz de La Palma.

“Con ellos es cuando obtenemos un verdadero rejuvenecimiento, cuando hay arrugas muy profundas. El AH no rellena arrugas ni revitaliza tan profundamente como los estimuladores de colágeno, concretamente el de policaprolactona. Y precisamente lo bueno de estos es que estimulan la célula para que fabrique su propio colágeno para que el rejuvenecimiento sea de dentro hacia afuera y que sea duradero”, prosigue. Según nos explica la experta, los EC tienen capacidad de relleno, y encajan perfectamente en muchas manchas, arrugas y flacidez.

La edad ideal de utilización es a partir de los 30 o 35 años. El procedimiento es ambulatorio, es decir, se realiza en la propia consulta previo examen físico, entrevista con la paciente para conocer sus hábitos, rutinas y estilo de vida. Te hacen un estudio de la piel para conocer su calidad, y tras ello, te los aplican en la piel con una infiltración para la que se usa una aguja fina, a nivel subdérmico, a veces con anestesia y otras con frío. Existen distintas técnicas: multipunción, o con cánulas (deja microdepósitos lineales alargados). Por ejemplo, para la cara se utiliza la técnica de multipunción, y para los surcos nasogenianos, la cánula. Y en cuello, se combinan. El material está compuesto de microesferas sintéticas de policaprolactona (un relleno dérmico reabsorbible) y dura según las capas que se aplican. Lo que se hace es crear con ellos una matriz para crear una piel más sólida y menos frágil o flácida, y además es compatible con el AH (en ese caso habría que dejar pasar un mes para poner el AH), pero también se puede utilizar solo, y de promedio se utilizan dos por paciente. No es un voluminizador como tal, lo que hace es rellenar hasta cierto límite para aportar soporte en la matriz extracelular. Su mera presencia en el tejido es un estímulo para la célula. El fibroblasto ve que hay actividad y se despierta porque hay una serie de comunicaciones intercelulares que se estimulan.

Tiempo en consulta: 30 a 45 minutos.

Duración del efecto: entre 12 y 36 meses. El efecto de relleno se nota enseguida, y el pico de actividad depende de cada persona (su poder de regeneración propio), pero la mejoría se percibe a los 6 meses. Se puede hacer vida normal, pero en las primeras 48 horas no te puedes exponer al sol.

Precio: desde 450 € para un surco nasogeniano, por ejemplo. Para todo el rostro, en general unos 550 €.

Contacta con la clínica de la Dra Majano