Cómo cuidar tu piel cuando tienes alguna afección en ella

Psoriasis, dermatitis, rosácea, eczemas… No es fácil saber cuál es la manera de proceder con estas pieles tan delicadas.

buscador de clinicas medicina estetica
afecciones en la piel

Dermatitis y eczemas

Las de contacto afectan a un 1-2% de la población, y los eczemas, a un 10% de la población. Y producen tanto impacto en la calidad de vida de quien lo sufre que el 12,4% de los trabajadores con estos problemas tienen que causar baja laboral. Las principales sustancias que los provocan son los detergentes (11%), metales como el sulfato de níquel (1 de cada 5 mujeres se ve afectada desde la infancia por el uso de pendientes), alimentos (4%) y fragancias de cosméticos y perfumes. El mejor tratamiento son los corticoides y la radiación ultravioleta; sin embargo, los primeros causan atrofia cutánea a largo plazo. La solución está en utilizar inmunomoduladores tópicos como el tacrolimus y el pimecrolimus, con la misma capacidad antiinflamatoria de los corticoides pero sin sus efectos negativos.

Psoriasis

Afecta al 2% de la población. Se trata de una enfermedad inflamatoria crónica de la piel que produce irritación. No es hereditaria, pero hay una predisposición genética para padecerla, y un tercio de los afectados tiene familiares directos con psoriasis. Y además, se puede ver condicionada por factores como el estrés o la obesidad, pero también por el tabaco y el alcohol. La aparición de la fototerapia (tratamiento con luz ultravioleta), el metotrexato, el etretinato, la acitretina y la ciclosporina supusieron el primer hito de esta nueva era. Con estos tratamientos “clásicos” se consiguió hacer el primer cambio cualitativo en el tratamiento de la psoriasis. Ahora, se trata con los llamados medicamentos “biológicos”, lo que ha mejorado considerablemente la calidad de vida de quien lo padece, a nivel individual pero también social.

Rosácea

En invierno, los contrastes de temperatura, la contaminación, el estrés y la fatiga, pueden causar inflamación en la piel, pues el flujo sanguíneo aumenta en los vasos más superficiales de la epidermis. Entonces, la piel enrojece como si te hubieras quemado con el sol (se trata de rojeces y venitas crónicas), desarrollándose sobre todo en las mejillas. En ese caso, debes utilizar un tratamiento rehidratante y reparador. Con el maquillaje, puedes disimular la rojez aplicando un toque de corrector de color verde para neutralizar el tono, aunque lo más eficaz es el tratamiento de la zona con láser. Evita las sustancias irritantes, el agua demasiado calcárea o la lana.

Acné

Cada vez más presente en la población adulta, ocurre cuando un poro se obstruye y hace proliferar la bacteria llamada propionibacterium acnes. Dependiendo de la gravedad del acné, los productos cosméticos pueden ayudar a tratar mejor la enfermedad. Ciertos ingredientes como el retinol, el ácido glicólico y el ácido salicílico encontrado en los productos cosméticos se pueden utilizar para exfoliar y disminuir la inflamación causada por el acné. También es aconsejable utilizar lociones limpiadoras ligeramente ácidas, con un pH de 5,5, para reducir la seborrea, medio idóneo para que prolifere esta bacteria.

Pero en términos generales y para todas estas afecciones, es necesario mantener una higiene correcta, utiliza cosmética hipoalergénica sin perfumes y con la mínima cantidad de ingredientes, y evitar calor y frío extremos y humedad.